1/4/15

Somos

Me asomo a mi ventana de la vida y escucho gritar fuerte al viento tu recuerdo, un inmenso escalofrío de sentimientos que tiembla dentro sin remedio.
Late el corazón y en mi mente se refleja aquella llama de tus ojos, esa mirada de cariño y comprensión que me regalaba el destino a tu vera, aquel abrazo sincero tras los instantes de miedo.
Esa espera a la salida de los laberintos oscuros del temor, que desaparecen y retornan cuando las campanas de sentimientos truenan dentro.

Somos la luz que salva y la oscuridad que atormenta.
Somos la gente extraña, que daña, que perdona, se ilusiona y se encierra en su mundo de patrañas.
Somos la vida, la muerte y la fortaleza del dolor cuando nadie ama.
Somos algo y somos nada... el recuerdo que marca y a la vez se marcha.