14/2/15

No es una simple palabra

Un reflejo a través del tiempo, enseñanza mientras cumplo mis sueños. El valor del apoyo sin descanso, el esfuerzo de liderar un barco con tres tripulantes novatos, la advertencia frente a los múltiples engaños, el refugio mientras andaba perdido, la sonrisa, el carisma y el valor del camino mientras otros observaban sentados la espera de su destino. 

Pueden pasar los años, pero lo siento... Tu siempre te quedaras conmigo. 
No hay agradecimiento que salga de mi corazón sin rozar tu nombre, no hay pensamiento que genere mayor ilusión que verme reflejado en ti como hombre. 
La palabra Padre, no es una simple palabra... Es la energía que me empuja cada día a escalar sin descanso para alcanzar la cumbre. 
A la vez Padre y Madre de mi personalidad y de mis sentimientos... Además de amigo en los dulces y amargos momentos.  
Soy injusto en tu valor por mas que pueda hacer... Eterno el paraíso en tu corazón como estancia, ejemplo de dignidad y lucha frente a los obstáculos a través del sendero recorrido... Mi propio ejemplo para no bajar jamás los brazos hasta cumplir todos mis objetivos. 
En tus ojos veo los míos, en tu rostro siento el cariño, en tu entusiasmo y constante sacrificio veo la fuente de mis sentidos... 
Agradezco a Dios esta vida contigo... Estoy eternamente agradecido por tenerte como ejemplar Padre, Madre y verdadero amigo.



1 comentario:

Anónimo dijo...

que bonito... :') Alah ikhalih lik ya rab :)