8/9/14

No dejar de creer

Recorro la arena y la imaginación se recrea, los sentidos se activan mientras esta juega entre mis dedos, creando señales al corazón, alumbrando de amor mi largo caminar. 
Los colores, las formas, el aroma, la sensación de vida, el cariño, la ilusión que jamás se apaga, la fuerza de continuar, de soñar imparable en mi camino.
Ser la nube libre en el cielo de mis sueños, tener el corazón constantemente latente para que mi sentimiento sea cada día, cada noche, por cada sonrisa, mucho más fuerte. 

Entonces levanto la mirada y confío con más fuerza en lo que creo. 
Creo en la humanidad, en la sonrisa de un niño, en la inocencia que esboza latente en su caminar. Creo en el sentimiento puro del corazón, en el amor que se dibuja sin palabras, en los aromas sinceros de los vientos, en la mar que no se ve desde la costa, en la libertad de los sueños, en la libertad de las nubes, en la libertad de la razón. 
Creo en el creador y confío en el humilde creado, creo en la ilusión del cambio, creo en tu sendero, creo en poder lograr la ansiada sonrisa de las tierras ocupadas, creo poder hablar sólo con la mirada, creo en ti sin atreverme a decirte nada. 
Creo en lo que sueño, y lucho para conseguir todo aquello que anhelo. Creo en mi, sin bajar la guardia frente a las múltiples barreras... Entonces piso fuerte y sonrío, porque tengo mi conciencia tranquila... logré vencer al desequilibrante miedo.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

º*.*º ...en la mar que no se ve desde la costa.

Anónimo dijo...

Me encanta...

María Paula P. dijo...

Ahmed... que hermoso...
Me has transmitido todas esas sensaciones, me has llevado a pisar esa arena y a soñar con tus palabras.
Que puro eres...
:)