3/5/10

Levantemos la vista...

Caminamos sedientos por las rutas de la vida.
Tantos pasos que damos, aveces tan cercanos a la meta, para luego muchas veces retroceder al comienzo por un simple error.
Y no paramos a pensar, o lo hacemos indignados y sin confianza en encontrar una simple solucion.
Damos fe que es el destino, pero siquiera probamos a tener el destino deseable y soñado.
Intentamos calcular nuestros actos para luego engañarnos de que estamos mejor.
Ya la vida concurre con normalidad, que ciega la palabra... normalidad.
¿A que damos a entender que es normal?
Todos indagamos sobre una normalidad inexistente.
Entonces... ¿Para que perder el tiempo en buscar algo que no habita entre nosotros?
Recordar bien, aun no hemos bebido... seguimos sedientos por las rutas de nuestra propia vida.

No hay comentarios: